Aproximaciones aceleradas al desarrollo


Traducción de un apartado del último libro de Ken Wilber, The Religion of Tomorrow.

A medida que se ha ido volviendo más obvia la naturaleza del desarrollo de los estados de la experiencia espiritual- incluidas la experiencia de la Iluminación y el Despertar- en las últimas una o dos décadas,  han empezado a aparecer aproximaciones al Despertar Espiritual que hacen uso de esta nueva comprensión, y se han desarrollado técnicas que al menos parecen acelerar dramáticamente el desarrollo de los estados espirituales. Dos en particular podrían ser mencionados como ejemplos.

Uno es el "Proceso Big Mind" desarrollado por Genpo Dennis Merzel Roshi, un gran sucesor del dharma de Maezumi Roshi. Basado en parte la Técnica del Diálogo de Voces de los Stone, Big Mind involucra al practicante en una serie de investigaciones dialogadas de varios tipos de yo- desde el controlador al buscador al niño herido al protector. El diálogo simplemente procede con cosas como, "permíteme hablar con el controlador," pide el profesor. "¿Quién eres?" "Soy el controlador," responde el estudiante, mientras el controlador sale a primer plano. "¿Cuál es tu objetivo? ¿Qué haces? ¿Cómo actúas? ¿Qué quieres?" etc. podrían ser unas pocas de las preguntas realizadas y a las que se responde. Entonces el siguiente podría ser, "Permíteme hablar con el niño herido," y así sucesivamente, mientras hasta una docena de diferentes yoes son llamados y se dialoga con ellos. Al final de una hora o así de ésto, el profesor dice, "Permíteme hablar con La Gran Mente." Y en más o menos un 95 por ciento de los casos, el individuo tendrá una experiencia directa, inmediata y auténtica de la Conciencia No Dual última, o La Gran Mente. He participado en este proceso varias veces, y lo he visto hacer muchas más, y siempre me quedo pasmado de lo realmente efectivo y profundo que es el proceso, introduciendo a los individuos a una experiencia genuina de la Mente Despierta, aunque sea de una forma introductoria.

Por supuesto, el proceso puede funcionar, al menos teóricamente, porque la Conciencia No Dual última es literalmente omnipresente. Muchas escuelas de Auto-Liberación trabajan con "instrucciones para señalar" que apuntan directamente a esa Conciencia omnipresente y ayudan al individuo a reconocerla inmediatamente (he estado haciendo eso mismo a lo largo de este libro señalando al Testigo omnipresente y a la conciencia de unidad "sin cabeza"). Pero Genpo ha sido el primero en probar a usar el diálogo de voces para apelar a La Gran Mente- y notó que, casi sin excepción, aparece simple e inmediatamente. Por supuesto, una de las claves de este proceso es el diálogo previo con tos los "yoes relativos"- todos esos pequeños yoes objeto que son meramente relativos y finitos, y que ni siquiera son un Sujeto Real o un Yo Real, porque pueden ser vistos como objetos. Dialogando con todos ellos, esos "sujetos" son convertidos en objeto, y de este modo dejamos de estar directamente identificados con ellos, haciendo espacio para una experiencia del Yo Verdadero o Gran Mente de uno. La Gran Mente no es tanto vista como un objeto sino que es experimentada como una Presencia o Atmósfera no dual. Cuando se le pregunta cosas como "¿Hay algo exterior a la Gran Mente?", todos responden "No." "¿Está el tiempo presente?" ¿La Gran Mente aparece y desaparece?" "¿La ves ahí fuera?" todas son respondidas, "No." Al pasar un buen montón de tiempo llamando y hablando con los yoes objeto relativos y finitos, la conciencia en sí misma se desidentifica más y más de ellos y se acerca al Testigo puro, al Yo Observador, o a la Subjetividad Absoluta en sí, y de esta forma está más y más abierta a caer en La Gran Mente no dual omniperesente en sí misma en cualquier momento.


Una vez que se le llama a La Gran Mente, Genpo lleva a los individuos a través de toda una serie de preguntas parecidas a koanes, de dificultad y sutilidad creciente, y la gran mayoría de los individuos permanecen en La Gran Mente y dan respuestas "precisas", incluso con koanes que normalmente lleva años y años resolverlos. Yo mismo, como estudiante de Zen me he quedado absolutamente atónito con la facilidad, rapidez y precisión con que la mayoría de la gente resuelve koanes que a mi me llevaron varios años penetrar. Pero me encanta este proceso, ciertamente como una introducción maravillosa y de acción rápida a la Conciencia No Dual y la Mente Despierta. Para más sobre esto puedes leer el libro de Genpo Gran Mente, Gran Corazón.

[...]


Lo que es realmente asombroso sobre ambos el Proceso Big Mind y Mondo Zen es que se toman en serio la idea de que la Conciencia No Dual Última, o la Mente Despierta, está 100 por ciento presente en todos y cada uno de los momentos de la existencia de un individuo. No hay literalmente ningún momento en que la Mente Despierta no esté ya totalmente presente y totalmente obvia para ti (y cualquier otro individuo vivo). "Demasiado simple para creérselo" es un conocido dicho tibetano sobre ésto, y así es exactamente. Resolver koanes- o descubrir a Dios- a menudo es tan difícil no porque la tarea en sí misma sea muy dura sino porque es demasiado simple. Es tan simple que increíblemente fácil no darse cuenta. Como espero que algunos de los ejercicios anteriores que hemos realizado al lo largo de este libro hayan señalado, estás literalmente mirando desde la Mente Auto-Liberada y 100 por ciento Despierta justo ahora, y todo lo que se requiere es el simple reconocimiento de esta verdad siempre ya presente. Es la total obviedad de ello lo que la hace tan difícil de ver. Estás justo mirándolo todo el tiempo, sin excepción, y así esa experiencia omnipresente tiende a ser una que se queda en el trasfondo y deja de ser notada- pero eso ciertamente no significa que no esté ahí; significa que simplemente tienes que mirar con cuidado y específicamente a ésto, tu Rostro Original. Ambos procesos (Big Mind y Mondo Zen)  se toman esa verdad al pie de la letra, y simplemente proceden desde ese supuesto, y en ambos casos, el resultado es virtualmente siempre un atisbo genuino e introductorio de la Conciencia No Dual última.

Traducido por Alejandro Villar.