No necesitas temer ninguna voz


Traducción del texto You don’t need to fear any voice de Genpo Roshi

 
Toda voz, la gama entera desde las positivas a las supuestamente negativas, que está ahí fuera en el mundo está dentro de cada uno de nosotros. La voz del Buda, La Conciencia Universal, los grandes sabios- todas están dentro de nosotros. Ahora imagina la voz más terrible ahí fuera. No queremos reconocer que ella también está dentro de nosotros. Y sin embargo cada voz, cuando la dejamos hablar, ser reconocida, integrada, empoderada y madura, ofrecerá algo de gran valor significativo.
Toda voz cuando es enajenada, enterrada, e ignorada saldrá encubiertamente. Trabajará contra ti y realmente saboteará todo tu sistema. Vemos esas voces como no deseables e inaceptables porque las asociamos con como se manifiestan cuando están enajenadas, y entonces odiamos con ganas admitir que que están dentro, pero si no reconocemos esa energía sale en forma de acciones o pensamientos distorsionados. Mientras la voz esté en su modo negativo, que yo llamo inmaduro, enterrado, abajo en el sótano, no tiene visión, no tiene luz, y sale de formas dañinas.
De lo que estamos hablando aquí es de energía: en su forma negativa es destructiva, si la podemos cambiar de negativa a positiva trabaja para nosotros. Toda voz negativa, cuando le das la vuelta, se trasciende e incluye a sí misma. Esto significa que va más allá de si misma y no está enterrada. De hecho ya no se la reconoce con el viejo nombre.
El miedo se transforma en vigilancia, atención plena y conciencia y ya no tiene que ver con estar asustado. El pervertido sexual cuando es maduro, ofrece la llave a la fuente de energía, abre todos los chakras. El enfado se transforma en compasión masculina, en compasión implacable. Toda voz se trascenderá a sí misma, irá más allá de su etiqueta. Es porque llegamos a conocer estos aspectos en su aspecto inmaduro y negativo por lo que las etiquetamos de esa manera. “Ego” tiene una connotación negativa, mientras que Ego es simplemente consciente de sí mismo. Actuar desde el Ego consciente es actuar desde un lugar saludable y maduro, un lugar que está ahí para servir al yo, para ayudar al yo  a funcionar bien en la sociedad.
Así que estoy diciendo es que no necesitas temer ninguna voz. Lo que quieres hacer es llegar a conocer esa voz, reconocerla, aprender sobre ella, apropiártela y encarnarla, y finalmente empoderarla para hacer su trabajo. El Miedo está ahí para protegerte, y cuando se cambia a positivo se transforma en conciencia, atención, vigilancia. El Ego está para mantenerte consciente y responsable cuando trates con el mundo, para conocer tu limites saludables. No necesitamos temer entrar en estos lugares oscuros y temibles dentro de nosotros y hacernos amigos de esas voces supuestamente negativas. Dándoles voz, al apropiárnoslas y encarnarlas las empoderamos para servir realmente a nuestra vida de un modo saludable y maduro.
Traducido por Alejandro Villar